habitación 1
habitación 2
habitación 3
Código ventaja

Best Western Plus Hotel Savoy Lulea, Lulea

4.0/5  - basé sur 188 notations.
Storgatan 59, 972 31, Lulea, Sweden - Ver el mapa

Bienvenido al Best Western Plus Savoy Lulea, un hotel que cuenta con la mejor ubicación en Storgatan en el centro de Lulea y que ofrece 76 habitaciones con un total de 20 suites. Nuestro hotel se someterá a un completo proceso de reformas para incorporar un moderno diseño y equipamiento tecnológico de última generación. Aquí encontrará igualmente el mayor balneario de Lulea con una superficie de aproximadamente 500 metros cuadrados, cafeterías, bares y restaurantes.

Best Western Plus

Hotel Savoy Lulea

LABEL_ITINERAIRE

LABEL_DEPART:

LABEL_ARRIVEE:

Los puntos fuertes del hotel

  • Restaurante
    Restaurante
  • Bar-salón
    Bar-salón
  • Recepción 24 horas 24
    Recepción 24 horas 24
Ver más Ver menos

Opinión de nuestros clientes

en asociación con tripadvisor fr
Certificate of Excellence 2018
Basado en la opinión de 188 huéspedes
NOTA EMITIDA
Excelente
70
Muy bueno
67
Normal
26
Malo
12
Pésimo
13
CONSULTAR LA OPINIONES PARA
Con amigos Con amigos
22
De negocios De negocios
60
En familia En familia
26
En pareja En pareja
55
En solitario En solitario
16
NOTAS RESUMEN
Limpieza
Ubicación
Habitaciones
Servicio
Calidad del sueño
Relación calidad-precio

"Invierno. Hotel muy confortable y centrico."

5
31/01/2018

El hotel esta situado en la calle pricipal y al lado de la estacion de tren. Habitacion muy amplia, limpia y funcional. Desayuno incluido con una oferta muy buena. Tienen Sauna y Jacuzzi gratuitos. Atención amable.

"Sin personal suficiente"

2
05/10/2016

La situación es inmejorable, en la calle comercial de Lulea, en pleno centro. La primera impresión es agradable. Todo el hotel tiene un aire Vintage, con grandes cortinas, lámparas de cristales, sillones grandes etc. Nos tocaron una habitación grande y una pequeña. La cama sería muy cómoda si las sábanas no le quedaran escasas y no se deshiciera por la noche si te girabas. Al ser tan cortas solo las sometían un poco sobre el primer colchón, deslizándose éste sobre el segundo y facilitando la caida de la cama. Unas sábanas más grandes y unas camas mejor hechas solucionarían el problema. En los cuatro días que estuvimos allí no aspiraron la habitación, ni el cuarto de baño. La limpieza se limitó a vaciar las papeleras y recolocar los edredones, porque pedimos que nos limpiaran la habitación, pero uno de los días ni siquiera eso. No tenían suficiente personal ¿Cuatro estrellas?. La sala de desayuno sorprende por su luz, tenue, como de bar de copas, lo que no nos extrañó cuando nos enteramos de que en esa misma sala, que está abierta a la recepción del hotel, sin insonorizar, se celebran todos los viernes y sábado noches de Jazz y música disco, que se oyen en todas las habitaciones que dan a la parte de atrás, hasta las 3 de la madrugada. Es increíble que un hotel, cuyo fin es el descanso, tiene un pequeño spa, tenga una discoteca sin aislamiento acústico. Y nosotros estábamos en la planta 5, no quiero imaginar cómo serían las noches de los que intentaban dormir más abajo. En general, el personal, escaso pero agradable.